¿El vino está peleado con las dietas?

Ya ha comenzado el 2017 y dentro de nuestros propósitos seguro está perder esos kilos extras patrocinados por las cenas, reuniones y demás delicias de la época decembrina. Seguramente ahora están en tu mente las ensaladas y platillos ligeros.

Y te preguntarás: ¿el vino puede acompañarme en este propósito? La respuesta es sí.

La mayoría de los vinos tienen aproximadamente una graduación de entre 12 y 14 grados de alcohol, una copa estándar (125 ml) aporta menos de 100 calorías y tiene innumerables beneficios en su consumo moderado. Y más allá del típico “es bueno para el corazón” que todos hemos escuchado, el vino puede ser un buen aliado para lograr este propósito.

Te recomendamos optar por los vinos secos. Hay blancos, rosados y tintos que combinan muy bien con diversas ensaladas y platillos ligeros. A continuación, unas sugerencias:

Pescados a plancha acompañados de ensalada verde con pepino, aguacate, queso panela, ajonjolí y vinagreta de cítricos. El maridaje sugerido es con vinos blancos como: Pazo das Bruxas (Albariño), Emina (Verdejo) o Santa Digna (Sauvignon Blanc).

marisco-y-vino-blanco1-300x300

Pollo a la parrilla con ensalada de lechugas, jitomate y trocitos de apio. Combina muy bien con vinos rosados como: Santa Digna Rosé (Cabernet Sauvignon) o Emina Rosé (Tempranillo).

grilled-chicken-03-410x290-300x212

Sábana de res con ensalada de frutos rojos deshidratados, nueces, queso de cabra y una vinagreta ligera de balsámico que se puede armonizar con tintos frescos y frutales como: Ibéricos Crianza (Tempranillo), Calixa (Syrah) o Robert Mondavi Private Selecction (Cabernet S.).

iStock-180742046-300x200

Disfruta tus comidas con tus vinos favoritos en este inicio de año sin dejar de lado tus propósitos y cuéntanos cómo te fue con estos exquisitos maridajes.

 

 

¿El vino está peleado con las dietas?