¿Cómo organizar tu propia cata de vino?

Cada fin de semana tiende a ser diferente. A veces podemos tomar la decisión de permanecer en casa, de ir al cine o incluso a una fiesta. Sin embargo, ser anfitrión de una pequeña reunión en casa con amigos o familia es también un plan placentero que se puede convertir en un momento para recordar.

Hoy queremos invitarte a que seas tú ese anfitrión que todos amamos. El plan es sencillo: organiza una pequeña cata de vinos en casa. Aquí te damos los siguientes tips para que esa pequeña reunión sea inolvidable y te luzcas como el mejor anfitrión.

  1. Copas: Asegúrate de tener las suficientes para todos tus invitados, de lo contrario siempre puedes pedirles que asistan con su propia copa o aprovechar para ampliar tu colección.
    .
  2. Sacacorchos: No está de más que te recordemos tener dos sacacorchos en caso de que uno no funcione de la mejor manera.
    .
  3. Identificadores: Este detalle no pueden faltar, ya que no queremos que ninguno de los invitados se confunda. Tampoco es necesario que gastes en esto y bastará con escribir con lápiz en un papel el nombre de nuestros invitados, y posteriormente pegarlo con cinta adhesiva en la base de la copa.
    .
  4. Investigación: Seguramente ya tienes tus vinos predilectos o quizá quieras probar nuevos y descubrir cada elemento de ellos en compañía de tus amigos. En cualquiera de ambos casos, es necesario que estés preparado con los vinos que les ofrecerás a tus invitados. Es por eso que te recomendamos que investigues todo sobre los vinos que deseas compartir, incluso puedes jugar un poco con las temporalidades: en verano puede ser que disfrutes más una cata con vinos blancos, mientras que si estás en diciembre probablemente probar vinos tintos sea la mejor opción, así que manos a la obra, será necesario conocer la ficha técnica de cada etiqueta para ir identificando y relacionando cada
    característica de los vinos.

    .

  5. Justo a la medida: Es necesario que nunca llenes la copa a más de un tercio, ya que para una cata de vino, es necesario que puedas mover el vino en la copa para oxigenar y percibir los aromas de la etiqueta que estés degustando.
    .
  6. Cantidad: Es necesario saber con exactitud cuántas personas asistirán, ya que dependiendo de esto deberás de contemplar el número de botellas que tienes que comprar.
    .
  7. Comida: Es importante que recuerdes que no estamos organizando un maridaje, sin embargo, la comida es algo que no debe de faltar. Por ello, te aconsejamos que pongas en la mesa algunos tazones llenos de galletas o pan, para ayudar a limpiar el paladar entre cada degustación. Esto además ayudará un poco a controlar en el organismo la sensación de ingerir alcohol.
    .
  8. Agua: Considera que al degustar una determinada cantidad de vinos, necesitas limpiar el paladar, es por eso que tener algunas botellas de agua es algo necesario.
    .
  9. Orden: Con base en la investigación que realizaste determinarás qué vino será el primero de la noche y con cuál finalizarán. Te recomendamos que empieces con los vinos que son más ligeros y finalices con aquellos que pueden llegar a ser más potentes.
    .
  10. Música: Por último y no menos importante, puedes hacer un playlist con tus amigos para que todos se sientan cómodos y puedan disfrutar de un ambiente relajado y divertido.

Ahora solo queda una cosa…¡Disfrútala!

¿Cómo organizar tu propia cata de vino?
Seguir leyendo

La importancia de la conservación del vino y su vida.

Sabemos que no siempre se puede tener una cava en casa o comprar un refrigerador especializado. Sin embargo, existen ciertas zonas en el hogar que pueden funcionar de forma adecuada para almacenar nuestros vinos. Aquí te decimos qué debes de considerar para una correcta guarda:

  • Temperatura: Evita lugares muy calurosos. Por lo mismo la cocina no es el mejor lugar ya que por las actividades ahí desempeñadas la temperatura sube mucho. Lo ideal es un lugar donde no hayan cambios bruscos de temperatura. El área destinada para la conservación deberá ser de un máximo de 18° grados centígrados, aunque lo preferente o ideal es un rango constante de entre 14 y 16° grados sin importar el tipo o color de vino del que se trate.
  • Luz: procurar que no le dé al vino la luz directa, ni natural ni artificial, pues la luz acelera la oxidación y dependiendo del tipo de luz, puede incluso alterar la temperatura la cual también provocaría mayor oxidación.
  • Ruidos: evitar ruidos constantes y bruscos cerca de los vinos, pues en esencia el sonido no afecta al vino, sin embargo lo que aceleraría la oxidación son las vibraciones generadas por el sonido.
  • Humedad: intenta tener un lugar limpio, con una humedad máxima del 60%. Si el lugar está sucio o hay mayor humedad, se puede desarrollar algún hongo o agentes nocivos que en contacto con el vino pueden alterarlo.
  • Posición: los vinos con tapón de corcho deberán guardarse en posición horizontal, buscando que el corcho siempre tenga contacto con el líquido del interior de la botella, para que así este pueda estar hinchado y no dejar que entre mucho oxígeno al vino.
  • Vino espumoso: en el caso de las botellas de vino espumoso, estas deberán guardarse en posición vertical, para que sea menor la resistencia de la presión atmosférica del exterior y así no se corra el riesgo de que las botellas exploten.
  • Screwcap: Las botellas con screwcap o taparrosca, pueden ser guardadas en la posición que desees, no hay cambios ni alteraciones en el líquido debido a la posición.

Con estos consejos, tus vinos conservarán sus propiedades por más tiempo. Pero recuerda, la mayoría de los vinos comerciales están diseñados para consumirse en un periodo de 4 a 5 años. Así que te invitamos a que revises las etiquetas que guardas en tu cava, apliques los consejos que aquí te compartimos, y brindes con aquellas que ya sea hora de descorchar. ¡Salud!

La importancia de la conservación del vino y su vida.
Seguir leyendo

Lenguaje del Vino Parte 1

Elegir un vino en un restaurante o una tienda especializada puede ser a veces algo complicado, las personas que nos atienden suelen utilizar un lenguaje que no comprendemos en su totalidad; nos hablan de vinos secos, frutales, crianzas o fermentaciones carbónicas.

Por lo cual hemos seleccionado algunas de las palabras más utilizadas y que nos ayudarán a comprender el idioma de vino; así como algunos ejemplos de productos que encontrarás en tu restaurante favorito.

Vino seco: tienen muy poca cantidad de azúcar residual, esto hace referencia a la cantidad de azúcares que quedan sin fermentar en el vino una vez transcurrida la fermentación alcohólica, y por lo tanto no son dulces. Seco, en vinos, es lo opuesto a dulce. Este tipo de vino se produce en todo el mundo y los hay tintos, blancos y rosados.

  • Albariño Pazo de San Mauro: es un vino blanco seco que muestra aromas a cítricos y notas de flores blancas que en estos días calurosos será refrescante.

Vino afrutado: es aquel que evoca recuerdos a frutas, especialmente frescas y no necesariamente a uva. Se caracterizan por ser de añadas recientes y pueden ser tintos, rosados y blancos con estancia corta en barrica. Suelen ser vinos ligeros, de acidez equilibrada y muy fragantes.

  • Viña Esmeralda: vino blanco elaborado con uvas moscatel y gewurztraminer, que seduce con sus notas a durazno, fruta de la pasión y sutil aroma a lichi.

Vino Tánico: vino potente y astringente, que por el clima del origen del viñedo y la crianza en madera  adquirió taninos por dos vías,  la primera por la cáscara de la uva y posteriormente por el roble utilizado.

  • Salentein Malbec: se elabora en el Valle de Uco en Argentina, donde las temperaturas son extremas y generan un vino potente que es armonizado con 12 meses de crianza en roble francés, y es gran acompañante de las parrilladas.

Fermentación maloláctica: es el proceso por el cual el ácido málico que se encuentra en la uva se transforma químicamente en ácido láctico; generando aromas en los vinos  que nos hacen recordar la crema, el queso o el yogurt. Esta fermentación es muy frecuente en tintos.

  • Emina Crianza: vino elaborado con uva tempranillo y 12 meses de barrica, presenta aromas a frutos rojos y negros mezclados con una marcada nota cremosa, posteriormente libera elegantes notas tostadas.
Lenguaje del Vino Parte 1
Seguir leyendo

La vid: El fruto que da lugar al vino.

La vid o la también llamada vitis vinifera es la variedad de planta o mata que hace posible que todos podamos disfrutar una copa de nuestro vino favorita, y hoy queremos compartir contigo un poco más sobre esta especie.

Esta planta es retorcida y de corteza gruesa, y llega a medir hasta 6 metros de largo, tiene también ramas flexibles y hojas grandes, la vid no es precisamente un árbol y tampoco es un arbusto, ya que tiene características que le han hecho único e inconfundible.

La vid tiene un ciclo anual de producción, así como un ciclo de vida. Sus cepas llegan a vivir hasta un siglo, sin embargo, con el tiempo dan menos frutos a medida que van envejeciendo.

El fruto de las cepas más viejas tienden a ser de mejor calidad, ya que los granos son más pequeños y poseen una mayor concentración de azúcares, las raíces de estas cepas viejas son también responsables de una mejor penetración en el subsuelo, por lo que aprovechan todos los nutrientes de la tierra.

Por último, los frutos de la vid se encuentran en racimos, que son muy jugosos y que dependiendo de su variedad tendrán piel blanca o tinta, con semillas duras. El período de vendimia o recolección de uvas, varía entre febrero y abril, y agosto y octubre, esto dependiendo del grado de maduración de la uva. Posterior a la recolección de estas uvas, se comienza la producción de vinos, pero esa es otra historia que nos gustaría que descubrieras en nuestra próxima nota, mientras tanto te sugerimos que pruebes todo el vino que puedas para descubrir poco a poco tu variedad favorita y en nuestra próxima nota nos platiques más de tus descubrimientos.

¡Salud!

 

La vid: El fruto que da lugar al vino.
Seguir leyendo

El vino y lo que define su carácter

En notas anteriores hemos hablado de los diferentes tipos de vinos, así como de las barricas y la importancia de su uso para obtener vinos únicos. Si bien la variedad de uva también es relevante, existe un elemento imprescindible para la elaboración de un vino y para que éste tenga características que te permitan entender su comportamiento en boca: el Terroir .Esta es una palabra de origen francés que se utiliza para ubicar una zona geográfica delimitada y cuyas cualidades aporta ciertas características al vino.

Los suelos secos y arcillosos, con temperaturas altas de día, y por la noche temperaturas más frescas, son ideales para la vid.

Las zonas de producción del nuevo mundo y del viejo mundo son distintas y por lo tanto siempre tendrán cualidades diferentes que darán como resultado un sabor que distingue a cada etiqueta.

¿Ya decidiste de donde será la próxima botella que compres?

El vino y lo que define su carácter
Seguir leyendo

Vinos Blancos y la gastronomía mexicana

 

Los vinos blancos son un gran acompañante de muchos de algunos platillos de la gastronomía mexicana, por ejemplo, un aguachile servido en tostadas de tortilla azul, acompañado de un vino blanco fresco californiano o chileno, de uva chardonnay, que evoque recuerdos a manzana verde, tonos sutiles de cítricos, durazno y algunas flores, sin duda subliman al paladar.
Tomar vino blanco no se limita a acompañar ceviches o ensaladas, también hay opciones de platillos o antojitos mexicanos que sin duda logran un buen maridaje, como las quesadillas de flor de calabaza o champiñones, los sopecitos con pollo, las flautas de res, alguna brocheta con pollo y tocino, tlayudas con nopales, entre otros. Pero ¿Por qué son tan versátiles los vinos blancos? La respuesta es muy sencilla:

 

  • Generalmente se elaboran con solo el jugo de la uva, el cual suele ser rico en frescura y acidez, elementos importantísimos para apreciar la plenitud de los sabores o para realizar maridajes de contraste, donde la salivación que se genera en boca juega un papel fundamental para suavizar texturas o sensaciones densas de algunos alimentos.

 

  • Algunas variedades de uvas blancas permiten que el vino obtenido pueda tener un paso de maduración en barrica, donde los más famosos son los de uva Chardonnay; sin embargo se han creado nuevos vinos de este estilo, con uvas diferentes, tal es el caso del verdejo. El paso por barrica de los vinos blancos aporta mayor complejidad, sensaciones en ocasiones de ciertas semillas, lácteos y compotas, lo cual hace aún más exquisito el maridaje, además de darnos más opciones de platillos para acompañar.

  • La gastronomía mexicana suele llevar picante y las sensaciones frutales de los vinos blancos ayudan a restar potencia al picante, provocando sensaciones de placer y satisfacción en el paladar.
  • Otro elemento de la comida mexicana es el consumo de algunas carnes de sabores no muy fuertes, tales como el cerdo o el pollo, que gracias a su suavidad, permite interactuar con la sutileza del vino blanco.

La variedad de climas y platillos de nuestro país, representa la oportunidad de que cualquier momento sea ideal para tener un buen maridaje con vinos blancos y la maravillosa  gastronomía mexicana.

Vinos Blancos y la gastronomía mexicana
Seguir leyendo

La oxigenación y el uso del decantador en el vino.

A veces pensamos que tomar vino es complejo ya que escuchamos diferentes opiniones y experiencias. Esto nos lleva a preguntas como ¿se debe oxigenar un vino?, ¿cómo se oxigena un vino?, ¿debo usar decantadores? o ¿qué es un aireador?, entre otras.

Es importante saber que la oxigenación en un vino se refiere a que tenga contacto con el oxígeno del ambiente, lo cual puede ayudar a que el vino tenga la facilidad de expresar sus aromas.

El decantador es un recipiente de cristal o vidrio que sirve para oxigenarlo. Por su parte, el oxigenador o aireador, es un aparato que puede ser de metal o plástico, y se utiliza para que el vino se sirva en una copa a través de él.

Un oxigenador suele tener varios orificios muy pequeños en los costados para que haya mayor ingreso de oxígeno, además, tiene un par de orificios grandes por donde entra y sale el vino para lograr una rápida oxigenación en el vino, evitando la espera de la evolución de este en la copa o en un decantador.

 

La oxigenación y el uso del decantador en el vino.
Seguir leyendo

¿Qué es la barrica?

Cuando pensamos en el proceso de producción de un vino, viene a nuestra mente uno de los elementos más importantes: las barricas.

Pero… ¿qué es una barrica?
Una barrica, cuba o tonel, es un recipiente hecho de madera, generalmente de roble francés o americano, donde se da la crianza de un vino.

La finalidad de que las barricas estén hechas de madera es para la correcta oxigenación de un vino donde se adquieren ciertas características como el aroma y el sabor.

Para su elaboración, se debe de seleccionar la madera y, posteriormente, secarla a la intemperie o en estufas. La madera se corta para formar duelas con un grosor de 19 y 20 milímetros, después son tostadas y curvadas, para que de esta forma se adapten a la forma de las cubas.

Una vez que las duelas están listas, se sujetan con aros metálicos hasta tener una barrica como las que conocemos. La tapa y el fondo son el último elemento que se incorpora en su elaboración.

Es necesario mencionar que no se utiliza ninguna especie de pegamento, ya que el vino no debe de estar en contacto con ningún otro elemento.

Como puedes ver, las barricas son piezas de arte que determinan parte de la personalidad de un vino.

 

¿Qué es la barrica?
Seguir leyendo

Vinos del Nuevo Mundo

Algunas veces hemos escuchado o visto el termino Nuevo Mundo, y podemos pensar que quizá se trata de una región descubierta recientemente, pero en realidad es una referencia utilizada para aquellas zonas de producción de vinos fuera de las regiones tradicionales ubicadas principalmente en Europa.
Con la llegada de los españoles al continente americano, llegó también la vid y el vino. Debido a los microclimas que México posee, no es de extrañarse que sea una de las regiones donde mejor prosperaron los viñedos. Hoy en día hay países de gran cultura enológica que se diferencian de las zonas de Europa por ser más abiertos en cuestiones de mezclas, usualmente hay mucho respeto por la frutalidad y por un menor tiempo de uso de barricas.
En el Nuevo Mundo conformado principalmente por México, Argentina, Chile, Uruguay, Sudáfrica, Australia, Nueva Zelanda, se caracteriza por elaborar vinos con uvas que les dan identidad y que se han adaptado a su terroir. Hoy se habla de la gran calidad del Malbec Argentino, el Tannat Uruguayo, el Carmenere Chileno o el Cabernet Mexicano.
Una muestra de la gran calidad de los vinos del Nuevo Mundo fue lo ocurrido durante el Juicio París; donde vinos Californianos ganaron sobre los clásicos vinos franceses en una cata a ciegas celebrada en la “Ciudad Luz”.
Es por eso que te recomendamos que la próxima vez que tengas que elegir algún vino no dejes de considerar uno del Nuevo Mundo.

Vinos del Nuevo Mundo
Seguir leyendo