Bodega Arzuaga: Vinos y experiencias que trascienden

Florentino Arzuaga es el fundador de bodegas Arzuaga, un hombre sencillo con gusto por el buen vino y la naturaleza. A principios de los años 90 decidió comprar una finca de 1,400 hectáreas llamada “La Planta”, en la localidad de Quintanilla de Onésimo, en Valladolid, España.

Su viñedo cuenta con 140 hectáreas en donde cultivan uvas de Tinto fino, Tempranillo, Cabernet Sauvignon y Merlot a una altitud de 100 metros sobre el rio Duero. El sol nítido y la frescura de las noches son el toque que hacen sus uvas tan especiales. De la mano de una maduración lenta y un proceso son casi artesanal, se obtienen grandes vinos bien equilibrados, con una acidez correcta.

En 1996 Ignacio Arzuaga se integra de tiempo completo a este proyecto, y comienza a promover el enoturismo de la finca. En el 2000 se abren las puertas de un hotel de 5 estrellas y un restaurante para recibir comensales y brindarles el mejor maridaje con los vinos de la bodega, la cual fue ampliada en el 2006 sin perder su toque rústico decorada con piedra.

Con el fin de contagiar y comunicar la cultura del vino a todos los rincones del mundo crea un spa especializado en vinoterapia, usando productos de sus propios viñedos, logrando que una visita este bodega sea toda una experiencia inolvidable.

Bodega Arzuaga: Vinos y experiencias que trascienden